NO TENGO NADA QUE HACER
martes, noviembre 03, 2009

¿PORQUE OIR CANCIONES TRISTES EN UN ESTADO DE DUELO?






A los seres humanos nos gusta machacarnos con las cancioncitas, para autocompadecernos y darnos palmaditas en la espalda (pese a ser un error como la copa de un pino).

Por ello, mucha gente escucha temas que le evocan tristeza, una y otra vez. Una y otra y otra vez.

Sin embargo, cuando ya van bastantes veces de escucha, hacen que uno se quede pensando en sus cosas, rutinarias y sin importancia, antes que seguir llorando como si hubiera perdido un ser querido.

El tiempo trae, finalmente, pensamientos rutinarios, sin importancia, porque la música no suena fuera, sino que SUENA DENTRO de tu cabeza. Y si tu cabeza tiene a una filarmónica entristecida, cualquier cosa que escuches así lo ejecutarán, así te sonará, y todo eso tan triste te evocará.

¿Rechazar el dolor o exponerme a él? Bueno aquí hay tres cosas importantes:

1. Es necesario alejarse de la fuente del dolor (no el recuerdo, eso es imposible), siempre y cuando nos haga daño su presencia.

2. Una vez estemos lejos, es RECOMENDABLE ahondar en ese dolor, y tener un rato al día un poco de 'carga' sobre ese dolor, para ir desgastando la pila que alimenta el lloriqueo y la gilipollez congénita.

3. Esta exposición al dolor debe ser íntima, reservada, cerrada a los demás. Es como ir al baño a cagar, ver lo que has echado y luego mirar al papel cuando te limpias: todo eso lo haces en privado, nadie te ve, y así debe ser. Por tanto, este proceso de exposición es para vivirlo sólo, y un rato cada día; después es conveniente salir a la calle, despejarse. Lo de quejarse a los demás y enseñar a todos lo mal que estás, y las muchísimas lágrimas que sueltas no favorece ni ayuda. Sólo amasa aún más tu imagen frente a la vida; sólo amasa el sentimiento de impotencia, limitación y debilidad.

Por tanto a) aléjate, b) reflexiona, c) tenlo sólo contigo.

Si escuchas algo que te duela, hazlo hasta que te sangren las orejas. Pero no expongas tu pena a los cuatro vientos.

Y aprende a airearte cuando termines de vivir esos 'microduelos' diarios.

Fuente:empareja2.es 

0 comentarios: